body-5018055_1920.jpg

TRATAMIENTO DE CICATRICES ABERRANTES Y QUELOIDES

La eliminación de cicatrices con Cirugía Plástica Reconstructiva es un procedimiento muy útil para aquellas personas que presentan una cicatriz anormal como resultado de un padecimiento, un accidente, una lesión, una herida o una cirugía. Generalmente son procedimientos ambulatorios que no requieren hospitalización.

 

Una persona que está considerando la posibilidad de corregir sus cicatrices debe saber que no es posible desaparecerlas por completo, sin embargo, los instrumentos y las técnicas actuales nos permiten mejorar su aspecto, ya sea disimulándolas, cambiando su posición o reduciendo su tamaño y espesor. La única solución efectiva si la cicatriz tiene ya más de un año, es la Cirugía Plástica Reconstructiva. El color de la piel, la edad y el tipo de cicatrización son factores importantes a valora antes de decidir corregirlas con cirugía.

 

Muchas veces, las cicatrices pueden llegar a ser un mal recuerdo de una enfermedad o un accidente, razón de más para intentar corregirlas. Hoy en día, esto deja de ser un problema, ya que es posible mejorar su aspecto de forma radical. La corrección de cicatrices muchas veces se realiza remplazando el tejido cicatricial por uno de textura normal, reduciendo la cicatriz final; se suelen emplear injertos de grasa o colgajos de piel del paciente.

 

Otro problema que puede ocurrir es la presencia de cicatrices hipertróficas, aquellas en las que el cuerpo no se da cuenta que se ha curado y sigue con el proceso de cicatrización, haciendo que aumente de tamaño. O peor aún, las cicatrices queloides, donde el tejido cicatricial va más allá de la herida, creciendo como un tumor; las hipertróficas son más comunes en personas con piel clara, mientras que las queloides se observan con mayor frecuencia en pacientes de piel obscura. En estos casos pueden ser necesarios tratamientos adicionales como placas de silicón, inyecciones de esteroides en la lesión, radioterapia, terapia compresiva, criocirugía, láser, interferón y otros tratamientos tópicos, muchas veces utilizados como terapias combinadas con el objeto de frenar el proceso de cicatrización y obtener mejores resultados reduciendo el riesgo de recurrencia.

Resultados