woman-2359562_1920_edited.jpg

CIRUGÍA

DE NARIZ

(RINOPLASTÍA)

La nariz es una estructura que consta de cartílago y hueso tanto en su estructura externa como en el tabique, estructura interna que separa las dos fosas nasales. El crecimiento de la nariz está sometido al programa genético individual, pero se ve modificado por traumas, cicatrices o alteraciones sistémicas como alergias o infecciones tales como la lepra o la leishmaniosis. Su forma externa es muy diferente entre los individuos dado por el biotipo étnico de cada persona haciendo que cada etnia tenga una nariz de características muy diferentes con respecto a las demás. Dentro del mismo individuo hay asimetrías lo que hace que un orificio nasal sea más redondo o más grande que el otro. Es importante considerar además que la nariz es el elemento central en la cara. Por esta razón, por un lado, modifica el aspecto de toda la cara, pero, por otra, debe estar en armonía con los otros elementos del rostro. Por esta razón se debe estudiar no solo la nariz sino su relación con la región del maxilar, así como la mandíbula incluyendo el mentón.

 

La rinoplastía es la cirugía que modifica la forma de la nariz, y es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en cirugía plástica. La rinoplastía puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

 

¿Quiénes son candidatos?

 

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastía son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastía mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una rinoplastía piense que quiere conseguir y discútalo con nosotros.

 

La edad también debe tenerse en cuenta, la edad ideal para realizar una rinoplastía es cuando haya terminado el máximo crecimiento del individuo, o sea, hasta que no se haya dado el "estirón", es decir, hasta los 14 o 15 años en las niñas y algo más para los niños. Así mismo, es importante considerar los ajustes emocionales y sociales de los adolescentes, y estar seguros de que son ellos, y no sus padres, los que quieren someterse a una rinoplastía.

 

Antes de la cirugía

 

Los parámetros de evaluación dependen de las características étnicas del paciente. Es así que examinaremos la proyección de la nariz en el dorso y la punta, si hay desviaciones, si el tabique se encuentra en posición o hay alteración de la columna de aire en la nariz. También se evaluará su nariz y la relación con su cara desde el punto de vista de proporciones. Frecuentemente se solicita una tomografía de nariz y senos paranasales, con la que observamos la morfología de las estructuras internas. Antes de decidir a practicarse esta cirugía piense cuidadosamente en las expectativas qué tiene y discútalas con nosotros pues hay características estructurales y de piel que son propias de cada individuo y que ninguna cirugía va a modificar. Le orientaremos acerca de la mejor opción, alternativas, limitaciones, riesgos y cuidados que debe tener.

 

Al comprobar su estado de salud se incluirán aquellos problemas que puedan complicar la cirugía, como la tensión arterial alta, los problemas de coagulación o de cicatrización. Es importante que comente si fuma o toma alguna medicación, especialmente aspirina®, anti-inflamatorios, vitamina E, corticos esteroides, así como algunas medicaciones naturistas como omega 3 y ginkgo biloba, ya que el consumo de todos estos pudiera ocasionar sangrados post quirúrgicos. Los fumadores deben dejar de fumar completamente al menos 3 semanas antes de la cirugía, para disminuir el riesgo de necrosis de la piel.

 

Se le explicará ampliamente en que consiste la técnica quirúrgica y cual es la mas adecuada para usted, además se le dirá el tipo de anestesia que se empleará, dónde se realizará la cirugía, los estudios pre operatorios que tendrá que realizarse, como prepararse para la cirugía, así como los riesgos y el costo de la intervención. No dude en preguntar todas las dudas que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

 

La cirugía

 

La rinoplastía se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente se realiza bajo anestesia general donde el paciente está dormido durante la operación. El procedimiento suele durar de tres a cuatro horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su soporte, compuesto por hueso y cartílago, que es esculpido con la forma deseada. Finalmente, la piel es redistribuida sobre este nuevo soporte. En la mayoría de los casos preferimos hacer una rinoplastía abierta, ya que de esta manera podemos obtener mayor precisión en el resultado post quirúrgico, en esta técnica se realiza una pequeña incisión en la columela. Solamente en casos muy seleccionados, donde los cambios que se realizarán serán muy pequeños, el abordaje pudiera hacerse endonasal, es decir, haciendo unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales. Cuando se completa la cirugía, se coloca una férula de aquaplast y un parche de micropore, los cuales le ayudarán a mantener la nueva forma de la nariz. También se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal.

 

Después de la cirugía

 

Tras la cirugía, y, sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con medicación. Tome estrictamente los medicamentos indicados, generalmente son analgésicos y antibióticos (para evitar infección). Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. Notará que la hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 o 3 días. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto. La mayoría de los hematomas y de la hinchazón desaparecerán en unas 3 semanas. Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. No deberá sonarse la nariz con fuerza durante unas semanas, hasta que los tejidos cicatricen. Si tiene tapones en la nariz, éstos serán retirados en 3 a 5 días, tras lo cual se encontrará mucho mejor. Después de dos semanas se le retirará la férula rígida y únicamente continuará por dos semanas con el parche de micropore, los puntos de piel se retiran de 5 a 7 días.

 

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastía se encuentran bien en 3 a 5 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio en una semana más o menos. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas, como hacer ejercicio; evite golpes en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas, al darse de alta se le darán indicaciones precisas sobre la manera de asear su cara. Puede volver a colocarse lentes de contacto tan pronto como quiera, pero si lleva anteojos debe tomar ciertas precauciones. No dude preguntar cualquier duda o inquietud que tenga.

 

Signos de Alarma

 

Aumento del volumen en la nariz, dolor que no cede con analgésicos, alteración en la coloración de la piel o ampollas en esta, visión borrosa permanente, vómito incontrolable, alteración de la respiración.

 

Complicaciones

 

Son pocas las condiciones médicas como enfermedades tiroideas, cardiovasculares, problemas circulatorios, diabetes e hipertensión arterial, que harían de esta cirugía, un procedimiento de alto riesgo. Sin embargo, si estas condiciones médicas están adecuadamente controladas y usted sigue adecuadamente las instrucciones e indicaciones que se le den, los riesgos y complicaciones son infrecuentes y mínimos. Pero siempre hay que tener en consideración que se pueden presentar las siguientes condiciones. Hematoma, que es la colección de sangre, por eso es importante que, si tiene sangrados espontáneos, predisposición a los moretones o ingiere aspirina o vitamina E, lo comente. El riesgo de necrosis o muerte de la piel que se puede presentar aumenta si el paciente toma cortico esteroides o fuma, es por eso importante que el paciente deje de fumar por lo menos 3 semanas antes de la cirugía. En ocasiones, tras la cirugía pueden aparecer pequeños puntitos rojos sobre la piel, que son pequeños vasos rotos; generalmente son muy pequeños, pero son permanentes. No hay problemas relacionados con las cicatrices, ya que las incisiones están en el interior de la nariz y la cicatriz en la columela es imperceptible. Aproximadamente, en 1 de cada 10 casos es preciso realizar una revisión quirúrgica para corregir defectos menores. Esos casos son impredecibles ya que la cicatrización depende mucho de las características propias de cada persona. Sin embargo, como ya se comentó, se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones, tanto antes como después de la cirugía. 

 

Resultados y garantías.

 

Es importante que entienda que las circunstancias y experiencias de cada individuo son únicas, al igual que la forma de comportarse de cada uno de los tejidos del organismo.

 

Tenga en cuenta que cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Sin embargo, éstos en la mayoría de los casos son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Las cicatrices que quedan con el paso del tiempo se harán poco visibles.