woman-2359562_1920_edited.jpg

MICROINJERTO DE PELO

Un alto porcentaje de las calvicies se concentran en la población masculina. Su causa está dictada por la herencia en las cuales las hormonas masculinas favorecen la caída del cabello en la región frontal y temporal; afectan de forma más tardía la región occipital. Algunos factores locales también pueden favorecer esta situación como es la dermatitis seborreica, el uso de químicos en el cuero cabelludo, así como algunas enfermedades. Dentro de los factores ambientales tenemos el estrés y la contaminación ambiental.

 

¿Quiénes son candidatos?

 

No todo el mundo que presenta perdida de cabello es candidato a una cirugía de este tipo, existen muchos factores antes a evaluar. Por ejemplo, los pacientes que cuentan con poca edad (entre 18 y 25 años) no son buenos candidatos para realizar un trasplante de cabello, ya que son persona en las que la pérdida de cabello ha comenzado recientemente y el proceso seguirá evolucionando. Otro factor a considerar es el sexo, ya que la calvicie es diferente en hombres y en mujeres. Las áreas alopécicas son mucho más localizadas en el hombre que en la mujer, en donde son más difusas. A causa de este motivo los hombres son mejores candidatos para el micro injerto capilar, ya que un patrón de perdida difusa dificulta el trasplante de pelo. El tipo de cabello, también tiene mucho que ver a la hora de decidir si se va a realizar el injerto, un cabello lacio, no lucirá muy denso después del implante, en cambio los cabellos gruesos y ondulados lucen muy bien, después de ser trasplantados.

 

​Las personas idóneas para que se sometan a esta cirugía sin duda son las personas sanas. Entre las restricciones principales para este tratamiento, ya sean temporales hasta la estabilización del cuadro o definitivas, podemos destacar: a) Alopecias areatas y otras enfermedades de carácter inmunológico; b) La alopecia frontal fibrosante mientras esté activa; c) Tricotilomanía (arrancamiento compulsivo del pelo) hasta que el paciente la tenga controlada, en muchas ocasiones recurriendo a tratamientos con distintos profesionales; d) Zonas donantes pobres o escasas en relación con amplias zonas alopécicas a cubrir en las intervenciones de trasplante de pelo; e) Enfermedades dérmicas capilares que estén activas o sin controlar (psoriasis, dermatitis seborreica, eccemas de diversos tipos…); f) El cuero cabelludo alterado contraindica la cirugía de trasplante de pelo hasta que no se resuelva con tratamientos médicos capilares (descamación, seborrea excesiva, picores…); g) Alteraciones en las pruebas pre operatorias solicitadas; h) Problemas psíquicos importantes; i) Expectativas exageradas o no realistas.

 

​Y ante todo debe tener en mente que las caídas importantes de pelo han de ser frenadas antes de una cirugía con tratamientos que previamente la estabilicen. También es recomendable este procedimiento en las personas que han perdido cabello en accidentes de quemaduras o traumatismo.

 

Antes de la cirugía

 

​Durante la primera consulta infórmenos las condiciones médicas que padece, como enfermedades tiroideas, cardiovasculares, problemas circulatorios, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades oculares, etc. Se evaluará su estado de salud, los antecedentes médicos de importancia y se le orientará acerca de la mejor opción, alternativas, limitaciones, riesgos y cuidados que debe tener.

 

​Durante esta primera visita y a través de una detallada historia clínico-capilar y un cuidadoso examen del paciente se determina si usted es o no candidato a solo tratamientos médicos para frenar la caída de pelo o a una cirugía de trasplante capilar con el fin de repoblar zonas alopécicas y de aumentar la densidad existente.

 

​Recuerde si usted fuma, consume medicamentos como aspirina, anti-inflamatorios, vitamina E, corticos esteroides o presenta sangrado espontáneo o prolongado háganoslo saber, es importante para evitar complicaciones en la cirugía. Si decide someterse a este tipo de cirugía, se le explicará ampliamente las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los estudios pre operatorios que tendrá que realizarse, como prepararse para la cirugía, así como los riesgos y el costo de la intervención. No dude en preguntar todas las dudas que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados. 

 

La cirugía

 

​Existen varias técnicas para corregir la calvicie, pero todas, básicamente, consisten en el traslado del propio cabello desde áreas que cuenten con un adecuado número de folículos pilosos hacia las áreas menos pobladas. Puede entonces tratarse de injertos de pelo o colgajos de cuero cabelludo. Los injertos de pelo usualmente se toman del cuero cabelludo de la región occipital, es decir, cerca de su nuca. En caso de mayores extensiones o en secuelas de quemadura se pueden usar los colgajos.

 

 El trasplante de cabello con la técnica de micro injerto es una intervención quirúrgica que suele durar entre 5 y 7 horas. Se realiza mediante anestesia local o local-sedación, de manera ambulatoria. El paciente suele estar despierto, pero relajado debido a la administración de un sedante suave.  Dependiendo del caso, la toma de los folículos puede realizarse con unos micro bisturís cilíndricos de 0.8-0.9mm de diámetro de la zona posterior y/o lateral del cuero cabelludo (técnica FUE) o tomando una tira de cuero cabelludo de la región occipital (técnica FUSS). Las áreas donde se obtienen estos injertos se llama zonas donantes y, tras prepararlos minuciosamente bajo el microscopio, son introducidos cuidadosamente mediante micro incisiones en las zonas calvas o alopécicas, de escaso pelo, que evolucionarían hacia la calvicie (o sea, las zonas receptoras).

 

​Un punto importante que debe saber es que, para poder llevar a cabo este tipo de procedimiento, es necesario el rasurado de la cabeza, ya que esta es la medida de pelo idónea. No obstante, existen excepciones, casos que permiten, por la longitud del pelo que llevan, que el rasurado no sea total sino parcial o incluso local.

Al final de la intervención quirúrgica se coloca en el cuero cabelludo un vendaje en forma de turbante para mantener los injertos firmes y seguros durante la noche el cual se retira al día siguiente. La zona donante, dependiendo del caso, se cierra con suturas o con grapas quirúrgicas que se retiran entre los diez y los quince días siguientes (técnica FUSS); en caso de usar la técnica FUE la toma de injertos no requiere cierre.

 

Después de la cirugía

 

Esta cirugía se realiza de forma ambulatoria. Al darse de alta se le dará los cuidados generales que debe tener, entre ellos, no fumar durante los días siguientes, comenzar la medicación prescrita, utiliza vestimenta amplia para evitar roces al ponértela que puedan lesionar los injertos, aplicar frío en la frente como medida preventiva para evitar la inflamación, dormir con la cabeza ligeramente elevada los primeros días apoyando la zona posterior de la cabeza evitando roces con la zona injertada, iniciar los lavados en la zona donante al día siguiente, en la zona receptora se aplican unos sprays de agua termal y agua marina durante los primeros días y posteriormente se inician los lavados con mucha prudencia y sin frotar, a los 12-14 días se retiran los puntos o simplemente se acude a un primer control dependiendo de la técnica utilizada, se podrá reintegrar al trabajo al 3 a 4 día de postoperatorio, podrás reanudar la práctica deportiva a partir de las 2 semanas, deberás evitar la exposición directa a la luz solar durante 1 mes, entre otros.

 

Tenga presente que los folículos trasplantados solo empiezan a crecer hasta 3 a 4 meses después de la cirugía. También tenga muy en cuenta que se debe reevaluar en el caso que requiera más sesiones de injertos de tal forma que el resultado final solo se puede valorará a los 12 a 18 meses de cirugía.

 

Signos de Alarma

 

Dolor que no cede con analgésicos, sangrado que no cede a la presión, alteración en la coloración de la piel o ampollas en esta, vómito incontrolable y alteración de la respiración.

 

Complicaciones

 

Aunque las complicaciones del trasplante de pelo son poco frecuentes, esto no significa que no haya casos en los que sucedan, es importante tener esto en cuenta. Entre las principales complicaciones que se pueden presentar son el sangrado, el cual es poco frecuente con la técnica de la tira e inexistente en la técnica FUE; el dolor, sin embargo, éste responde bien con los analgésicos habituales; infecciones, las cuales son raras por el uso de antibióticos; edema frontal, que se controla muy bien con la aplicación de frío local; prurito, que se reduce con la aplicación de los sprays de geles; foliculitis, la cual se resuelve sin problemas con la aplicación de una pomada tópica; alteración transitoria de la sensibilidad y alteraciones de la cicatrización. También se puede presentar caída del pelo trasplantado el cual es el proceso normal tras la implantación del cabello para volver a salir al cabo de unos 3 meses. El efluvio telógeno post-trasplante que es una caída que contemplamos como posible debido a la alteración que se produce en el pelo existente de la zona receptora también se recupera a partir de los 3 meses.

 

Resultados y garantías

 

Esta cirugía mejora el aspecto del cabello, pero no cura la calvicie por lo cual su pérdida de cabello de base continuara en el resto del cuero cabelludo. Es muy importante que entienda que las circunstancias y experiencias de cada individuo son únicas, al igual que la forma de comportarse de cada uno de los tejidos del organismo ya que cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Sin embargo, éstos en la mayoría de los casos son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato y que puede requerir más de una sesión de injertos.