woman-2359562_1920_edited.jpg

REJUVENECIMIENTO FACIAL CON GRASA

(LIPOINYECCIÓN FACIAL)

Si usted ha considerado someterse a un procedimiento de renovación facial pero no cree que esté listo para un estiramiento facial u otra forma de cirugía plástica facial, quizá el rejuvenecimiento facial con su propia grasa sea para usted. Este método de inyección de modelado facial con injerto de grasa, también llamado micro lipoinyección, puede restaurar los contornos atractivos de sus mejillas, mentón y la zona debajo de los ojos, así como aumentar el volumen de los labios, ocasionándole un cambio sutil en su cara, dándole una apariencia renovada y fresca.

¿Quiénes son candidatos?

Las inyecciones faciales de grasa pueden eliminar del rostro el aspecto de “deterioro natural” que, a menudo, aparece con la edad, y que puede ser causado por líneas de expresión, líneas de la frente, líneas de marioneta (que van en los lados de la boca y descienden hacia el mentón), arrugas, surcos y huecos en el rostro (como debajo de los ojos o de los pómulos). Los labios que han perdido volumen también se pueden tratar mediante la transferencia de grasa, así como las cicatrices o depresiones de cicatrices en el rostro (como las que produce el acné). Las personas de cualquier edad, hombre y mujeres, con una o más de estas afecciones y que no desean someterse o no son elegibles a otros procedimientos de rejuvenecimiento facial, pueden ser buenos candidatos para la transferencia de grasa autóloga.

Debe tener en cuenta siempre que la grasa que se integra y se queda permanentemente en el rostro será aproximadamente entre el 60 al 70 porciento de la que se inyecta, es por eso que en muchas ocasiones es necesario realizar dos o tres procedimientos de este tipo para obtener los resultados deseados.

Antes de la cirugía

En la primera visita se le realizará una historia clínica completa, revisando todos sus antecedentes médicos. Se le hará una exploración física para examinar la configuración de su cara, la posición de las mejillas y de las arrugas, y la modificación de éstas con los gestos, así́ como las características de su piel, grasa y músculos de la cara. Una vez recogidos todos los datos clínicos, discutiremos en detalle sus deseos y las opciones quirúrgicas para conseguirlos.

Al comprobar su estado de salud se incluirán aquellos problemas que puedan complicar la cirugía, como la tensión arterial alta, los problemas de coagulación o de cicatrización. Es importante que comente si fuma o toma alguna medicación, especialmente aspirina®, anti-inflamatorios, vitamina E, corticos esteroides, así como algunas medicaciones naturistas como omega 3 y ginko biloba, ya que el consumo de todos estos pudiera ocasionar sangrados post quirúrgicos. Los fumadores deben dejar de fumar completamente al menos 3 semanas antes de la cirugía, para disminuir el riesgo de necrosis de la piel.

Se le explicará ampliamente en que consiste la técnica quirúrgica y se le dirá el tipo de anestesia que se empleará, dónde se realizará la cirugía, los estudios pre operatorios que tendrá que realizarse, como prepararse para la cirugía, así como los riesgos y el costo de la intervención. No dude en preguntar todas las dudas que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

La cirugía

Este procedimiento se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente se puede realizarse bajo anestesia local con sedación o con anestesia general, dependiendo de las características de cada paciente. Si se realiza con anestesia local con sedación, el paciente se siente relajado y la cara y el abdomen estarán insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación. El procedimiento suele durar de una a dos horas y no es tan complejo como otras cirugías. Lo primero es extraer grasa del paciente, normalmente de la zona del abdomen. La razón es que la grasa localizada en esta zona es más rica en células madre que podrán reproducirse con mayor facilidad. Esa grasa se somete después a un proceso especial de preparación para obtener tejido graso útil. Es esa grasa la que posteriormente se inyecta en el rostro, en pequeñas cantidades, en las zonas en las que es más necesario aumentar el volumen y mejorar las arrugas faciales.

Después de la cirugía

Posterior a la cirugía, suele haber pocas molestias que se alivian fácilmente con la medicación prescrita. Tome estrictamente los medicamentos indicados, generalmente son analgésicos y antibióticos (para evitar infección). Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. La mayoría de los pacientes que se someten a este procedimiento se encuentran bien en 2 días, pero deben descansar durante la primera semana. Hay que evitar, por lo menos por un mes, actividades físicas fuertes, fumar, el uso de piscinas y saunas. La mayoría de los pacientes vuelven a sus actividades diarias a la semana después de la cirugía. Los puntos generalmente son retirados entre los 5 y 7 días. Al darse de alta se le darán indicaciones precisas sobre la manera de asear sus heridas. No dude preguntar cualquier duda o inquietud que tenga.

Signos de Alarma

Aumento del volumen en el abdomen o en la cara, dolor que no cede con analgésicos, alteración en la coloración de la piel o ampollas en esta, visión borrosa permanente, vómito incontrolable, alteración de la respiración.

Complicaciones

Son pocas las condiciones médicas como enfermedades tiroideas, cardiovasculares, problemas circulatorios, diabetes e hipertensión arterial, que harían de esta cirugía, un procedimiento de alto riesgo. Sin embargo, si estas condiciones médicas están adecuadamente controladas y usted sigue adecuadamente las instrucciones e indicaciones que se le den, los riesgos y complicaciones son infrecuentes y mínimos. Pero siempre hay que tener en consideración que se pueden presentar las siguientes condiciones. Hematoma, que es la colección de sangre, por eso es importante que, si tiene sangrados espontáneos, predisposición a los moretones o ingiere aspirina o vitamina E, lo comente. El riesgo de necrosis o muerte de la piel que se puede presentar aumenta si el paciente toma cortico esteroides o fuma, es por eso importante que el paciente deje de fumar por lo menos 3 semanas antes de la cirugía. Dependiendo del tipo de cicatrización algunos pacientes presenta cicatrices gruesas o ensanchadas y estos ameritarán tratamiento específico o retoques. Algunas otras posibles complicaciones son la lesión, casi siempre temporal, de los nervios sensitivos y/o motores de la región, la infección y las reacciones a la anestesia. Al realizarse liposucción, aunque en este caso de muy pequeñas cantidades, el riesgo de trombo embolismo graso y pulmonar existen. Sin embargo, como ya se comentó, se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones, tanto antes como después de la cirugía. 

Resultados y garantías

Es importante que entienda que las circunstancias y experiencias de cada individuo son únicas, al igual que la forma de comportarse de cada uno de los tejidos del organismo. Tenga en cuenta que cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Sin embargo, éstos en la mayoría de los casos son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Las cicatrices que quedan son disimuladas en las líneas de expresión de la cara y con el paso del tiempo se harán poco visibles.