sensual-2335873_1920.jpg

LIPOESCULTURA

(LIPOSUCCIÓN DE

ALTA DEFINICIÓN)

La liposucción, también conocida como lipoescultura, es una técnica quirúrgica empleada para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo, incluyendo las mejillas y el cuello, los brazos y las mamas, el abdomen, los glúteos, las caderas y los muslos, y las rodillas y los tobillos. La liposucción no es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar acúmulos localizados de grasa que no responden ni a la dieta ni al ejercicio. La técnica de Lipoescultura de Alta Definición nace como respuesta a la necesidad de esculpir el cuerpo humano en sus cuatro dimensiones para obtener así una forma atlética y natural. Puede ser asistida con microaire, ultrasonido, radiofrecuencia, láser y/o helio ionizado, ya sea con una sola tecnología o una combinación de éstas.

 

¿Quiénes son candidatos?

 

Los candidatos ideales para someterse a una Lipoescultura o Liposucción de Alta Definición son aquellas personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acúmulos de grasa en áreas localizadas. Deben tener buen estado de salud, estabilidad psicológica, y expectativas realistas. Lo más importante para obtener un contorno final óptimo es poseer una piel firme y elástica (la piel flácida no se redistribuirá sobre el nuevo contorno corporal y podría requerir algún procedimiento quirúrgico adicional para eliminar el exceso de piel). La liposucción no está recomendada si se ha tenido una cirugía reciente en la zona a tratar, si se tiene mala circulación en esa zona o si se padecen problemas cardiacos o respiratorios. Es importante saber también que la liposucción no mejora la celulitis.

 

La liposucción mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una liposucción piense qué quiere conseguir y expréselo al momento de la valoración inicial.

 

Antes de la cirugía

 

Durante la primera consulta, se evaluará su estado general, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel. Se le explicarán las tecnologías de vanguardia que se pueden usar para obtener mejores resultados en este procedimiento (microaire, ultrasonido, radiofrecuencia, láser y/o helio ionizado), así como los métodos alternativos para mejorar el contorno corporal, como la abdominoplastia, y se discutirán las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted. Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que le podamos mostrar las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

 

Si requiere una liposucción amplia existe la posibilidad de que tenga que realizarse una autotransfusión, es decir, su propia sangre, extraída con antelación, será empleada para reponer la sangre y fluidos que pierda durante la cirugía. 

 

Al comprobar su estado de salud debe incluir aquellos problemas que puedan complicar la cirugía, como la tensión arterial alta, várices en las piernas, trastornos circulatorios y problemas de coagulación o de cicatrización. Es importante que comente si fuma o toma alguna medicación, especialmente anticonceptivos, aspirina®, anti-inflamatorios, vitamina E, corticos esteroides, así como algunas medicaciones naturistas como omega 3 y ginko biloba, ya que el consumo de todos estos pudiera ocasionar sangrados post quirúrgicos o favorecer la formación de trombos. Los pacientes fumadores deben dejar de fumar completamente al menos 3 semanas antes de la cirugía, para disminuir el riesgo de necrosis de la piel. Se le explicará ampliamente el tipo de anestesia que se empleará, dónde se realizará la cirugía, los estudios pre operatorios que tendrá que realizarse, como prepararse para la cirugía, así como los riesgos y el costo de la intervención. No dude en preguntar todas las dudas que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

 

La cirugía

 

Este procedimiento se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente se efectúa bajo anestesia general en donde el paciente se encuentra completamente dormido durante la operación. El procedimiento suele durar de cuatro a cinco horas dependiendo de los detalles que se tengan que considerar en el transoperatorio.

 

Inicialmente se realizan pequeñas incisiones de tamaño suficiente para que se puedan introducir las cánulas de liposucción. Se infiltra una solución especial para disminuir el sangrado. Normalmente en este punto pueden aplicarse algunas tecnologías que producen mayor retracción de la piel y mejores resultados, retirando los acúmulos grasos mediante succión al vacío y realizando el marcaje de los músculos en las zonas tratadas. Posterior a la extracción de grasa puede usarse algunas otras tecnologías para producir mayor retracción cutánea. Finalmente se colocan tubos de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que puedan acumularse en la zona intervenida y se realizan las suturas. Una vez terminado el procedimiento se colocará un vendaje algodonoso cubriendo las zonas liposuccionadas y unas férulas de foamy para mantener el marcaje.

 

Después de la cirugía

 

Posterior a la cirugía, las áreas liposuccionadas estarán hinchadas y con moretones, se puede tener una sensación de quemazón, sin embargo, el dolor puede aliviarse fácilmente con la medicación prescrita. Tome estrictamente los medicamentos indicados, generalmente son analgésicos y antibióticos (para evitar infección). Es normal que existan ciertas zonas de la piel adormecidas; esta sensación desaparece en unas semanas o meses. Deberá utilizar las 24 horas del día, por mes y medio, una faja abdominal, con el propósito de dar una mejor modelación a su abdomen y cintura, mientras cicatriza internamente y su piel se adapta al nuevo contorno; además ésta le limitará el dolor. De igual manera las férulas de foamy deberán utilizarlas por tres a cuatro semanas. No espere tener un aspecto óptimo justo después de la cirugía; además se encontrará más pesado debido a el exceso de fluidos que se administran. No es infrecuente sentirse algo deprimido en los primeros días o semanas tras la cirugía; sepa que es algo normal y que cederá a medida que vaya viéndose mejor. La curación es un proceso gradual. Tendrá que comenzar a caminar tan pronto como le sea posible (para prevenir la formación de trombos venosos en las piernas); sin embargo, no debe realizar ninguna actividad física intensa por aproximadamente un mes y medio. Los tubos de drenaje se retirarán en unos días. La mayoría de los pacientes que se someten a este tipo de procedimiento se encuentran bien en 3 días, pero deben descansar durante la primera semana o semana y media. También debe evitar, por lo menos por cuatro a seis semanas, teñirse el pelo, fumar, el uso de piscinas y saunas. La mayoría de los pacientes vuelven a sus actividades diarias a los 15 días después de la cirugía. Los puntos que no se absorban solos, generalmente son retirados a los 15 días. Al darse de alta se le darán indicaciones precisas sobre la manera de asear sus heridas. Se le recomendará la realización de masajes post operatorios con aparatos especiales para mejorar el resultado obtenido. No dude preguntar cualquier duda o inquietud que tenga.

 

Signos de Alarma

 

Aumento del volumen en los sitios liposuccionados, dolor que no cede con analgésicos, alteración en la coloración de la piel o ampollas en ésta, fiebre, salida de pus por las heridas, vómito incontrolable o alteración en la respiración.

 

​Complicaciones

 

Son pocas las condiciones médicas como enfermedades tiroideas, cardiovasculares, problemas circulatorios, várices, diabetes o hipertensión arterial, que harían de la lipoescultura un procedimiento riesgoso. Sin embargo, si estas condiciones médicas están adecuadamente controladas y usted sigue de manera precisa las instrucciones e indicaciones que se le den, los riesgos y complicaciones son infrecuentes y mínimos. Pero siempre hay que tener en consideración que se pueden presentar las siguientes condiciones. Hematoma, que es la colección de sangre, por eso es importante que, si tiene sangrados espontáneos, predisposición a los moretones o ingiere aspirina o vitamina E, lo comente. El riesgo de necrosis o muerte de la piel que se puede presentar aumenta si el paciente toma cortico esteroides o fuma, es por eso importante que el paciente deje de fumar por lo menos 3 semanas antes de la cirugía. Dependiendo del tipo de cicatrización algunos pacientes presenta cicatrices gruesas o ensanchadas y estos ameritarán tratamiento específico o retoques. Alguna otra posible complicación son los trombos venosos, los cuales se previenen moviendo las piernas y levantándose tan pronto como lo permita la cirugía. También pudiera existir la formación de seromas, la infección y las reacciones a la anestesia. Sin embargo, como ya se comentó, se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones, tanto antes como después de la cirugía. 

 

Resultados y garantías

 

Es importante que entienda que las circunstancias y experiencias de cada individuo son únicas, al igual que la forma de comportarse de cada uno de los tejidos del organismo. Tenga en cuenta que cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Sin embargo, éstos en la mayoría de los casos son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Las cicatrices quedarán ocultas e irán disminuyendo con el tiempo, haciéndose poco visibles.