body-5018055_1920.jpg

CIRUGÍA DE LABIO Y PALADAR HENDIDO

El labio y paladar hendidos, conocidos vulgarmente como labio leporino, es la malformación congénita más frecuente de la cara. Su incidencia varia de acuerdo a la raza, en nuestro medio la incidencia es de 1 en 800 nacidos vivos. No se sabe exactamente que es lo que lo causa, se dice que su etiología (causa) es multifactorial, es decir influyen muchos aspectos como genéticos, nutricionales, ambientales, y exposición a agentes químicos o físicos. Se puede dar como malformación única o acompañando otras malformaciones. Tanto el labio leporino como el paladar hendido pueden corregirse con cirugía.

 

La primera cirugía para el labio leporino suele hacerse antes de que el bebé tenga 1 año de edad, pero tan pronto como sea posible. Por lo general, el bebé debe tener al menos 10 semanas de edad y pesar al menos 4.5 kilogramos (10 libras). La primera cirugía para el paladar hendido suele hacerse antes de que el bebé tenga 18 meses de edad, pero, en este caso también, tan pronto como sea posible.

 

Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, el problema del labio y paladar hendido no se corrige de un día para otro ni en una sola cirugía. Hay muchos factores que se deben considerar y tratar:

 

  • Reparación estética del labio y la nariz

  • Educación acerca de cómo alimentar al niño antes y después de las cirugías.

  • Estimulación temprana.

  • Reparación funcional del paladar.

  • Vigilancia del oído permanente, pues por su defecto los niños tienen mas incidencia de otitis media.

  • La audición normal es fundamental en la rehabilitación del habla de estos niños.

  • Terapia de lenguaje permanente.

  • Control de crecimiento y desarrollo dentomaxilofacial.

  • Ortopedia maxilar.

  • Injertos óseos alveolares (en la encía).

  • Ortodoncia.

  • Cierre de fístulas palatinas.

  • Corrección de incompetencia velofaríngea (escape nasal).

  • Corrección de deformidades maxilofaciales.

  • Corrección de deformidades nasales.

Para darle un tratamiento integral al paciente con esta deformidad es importante que sea manejado por un grupo de profesionales de diferentes especialidades como Pediatría, Odontopediatria, Foniatría, Audiología, Terapia del lenguaje, Psicología, Ortodoncia, Otorrinolaringología y Cirugía Plástica.

RESULTADOS