woman-2359562_1920_edited.jpg

CIRUGÍA DE PÁRPADOS (BLEFAROPLASTÍA)

La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastía, es un procedimiento destinado a remover el exceso de piel y manejar las bolsas grasas tanto de los párpados superiores como de los inferiores, mejorando el aspecto de los ojos cansados haciéndolos ver mas jóvenes y frescos. Con el envejecimiento, la exposición a los rayos ultravioletas, la fuerza de la gravedad y las líneas de expresión, la piel de los párpados pierde su elasticidad, disminuyendo su tonicidad y evidenciando las bolsas grasas tanto superiores como inferiores, presentando así mismo un exceso de piel en ambos parados, esto debido al descenso de los tejidos.

La blefaroplastía puede corregir esta caída de los párpados, así como las bolsas grasas, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir con la visión, mejorando de esta forma, los signos de envejecimiento. Sin embargo, este procedimiento no detiene el paso del tiempo, ni la aparición de nuevas arrugas, tampoco elimina las "patas de gallo" ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial, el lifting frontal o la ritidoplastia.

¿Quiénes son candidatos?

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastía son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. Generalmente los pacientes tienen 35 años o más, pero en algunos casos como en las personas con tendencia familiar a tener bolsas, pudiera realizarse a menor edad. La blefaroplastía mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que se parezca a otra persona o que la traten de manera diferente.

Antes de la cirugía

Antes de la cirugía, recuerde informar puntualmente todas las condiciones médicas que padezca como enfermedades tiroideas, cardiovasculares, problemas circulatorios, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades oculares, etc. En la primera consulta se le evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud, los antecedentes médicos de importancia, y se revisarán sus párpados determinando cuál es la opción que más le conviene. Comente todas las expectativas que tiene, se le orientará acerca de la mejor opción, alternativas, limitaciones, riesgos y cuidados que debe tener. Se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el costo de la intervención.

Si usted fuma, consume medicamentos como aspirina, anti-inflamatorios, vitamina E, corticos esteroides o presenta sangrado espontáneo o prolongado, así como si presenta algún tipo de alergia, infórmelo, ya que es importante para evitar complicaciones en la cirugía. También debe decir si usa gafas o lentes de contacto y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico.

Se le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, los estudios pre operatorios que tendrá que realizarse, así como los riesgos incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos tres semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

La cirugía

Dura aproximadamente 1 a 3 horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones, se puede realizar dentro de una clínica u hospital, de forma ambulatoria con anestesia local y sedación o general. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación. En la cirugía. Se reseca el exceso de piel y se aprovecha en este momento para retirar o redistribuir los excesos de bolsas grasas si los hay y reparar o resecar el músculo si este lo amerita. Las cicatrices quedan escondidas naturalmente en el pliegue palpebral en el caso de los párpados superiores y por debajo de la implantación de las pestañas en los inferiores. En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastía transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible. 

Después de la cirugía

Después de la cirugía sentirá los párpados pesados, se le aplicará unas gotas o pomada en los ojos para lubricarlos, y en algunos casos, un vendaje suave. Puede tener molestias sobre los párpados; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita, si presenta dolor intenso, espontáneo, llámenos inmediatamente. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías (siempre protegiendo la piel de las quemaduras por frío), para disminuir la inflamación y los hematomas. Esta inflamación alrededor de los ojos será progresiva, durante los 4 primeros días y luego disminuirá paulatinamente. No exagere en actividades que exijan un gran esfuerzo visual los dos primeros días postoperatorios. Se le enseñará como lavarse los ojos y se le indicará si debe aplicarse gotas oftálmicas para mantener los ojos hidratados. Durante las primeras semanas puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble.

Después de transcurrir la primera semana post operatoria los puntos de sutura serán retirados y podrá reiniciar sus actividades cotidianas a pesar de tener un poco de hinchazón y moretones en sus párpados. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, comenzando a verse y sentirse mucho mejor. 

Si usa lentes de contacto tendrá que usar anteojos las 2 primeras semanas para volverlos a usar posteriormente. No realice ejercicios físicos fuertes durante las 3 primeras semanas y así mismo el uso de piscina, pues pueden favorecer la inflamación y la infección. Las cicatrices durante el primer mes podrán verse rojizas, pero con los cuidados adecuados y un par de semanas estas retomarán el color normal de la piel. Se suele volver al trabajo de una semana a 10 días posterior al evento quirúrgico; para entonces, podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y aplicarse filtro solar en los párpados.

Signos de Alarma

Aumento del volumen en los párpados, dolor que no cede con analgésicos, alteración en la coloración de la piel o ampollas en esta, visión borrosa permanente, vómito incontrolable, alteración de la respiración.

Complicaciones

Las complicaciones de este procedimiento son infrecuentes, sin embargo, siempre existe la posibilidad de que se presente infección, reacciones anestésicas, sangrado, hematomas, lagrimeo, asimetrías y alteraciones en la apertura y el cierre de los párpados. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones proporcionadas, tanto antes como después de la cirugía. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastía incluyen la visión doble o borrosa durante unos días, edema temporal de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización. Tras la cirugía puede aparecer dificultad para cerrar completamente los párpados durante el sueño; solo en raros casos esta complicación será permanente. Otra complicación infrecuente es el ectropión, que puede precisar corrección quirúrgica.

Resultados y garantías

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses, posteriormente, poco a poco, éstas irán desapareciendo hasta convertirse en una línea clara casi invisible. Tenga en cuenta que cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Sin embargo, éstos en la mayoría de los casos, son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato.

Los resultados de la blefaroplastía le darán un aspecto más joven y despierto, y estos, con los cuidados adecuados, se logran mantener por años; sin embargo, debe tener siempre presente que sus ojos seguirán envejeciendo a medida que pase el tiempo.